Inversiones 01/08/2021 - 17:22

Los tres tipos de riesgo que existen al invertir en activos digitales y cómo lidiar con ellos

Autor Por Redacción Cripto247
Los tres tipos de riesgo que existen al invertir en activos digitales y cómo lidiar con ellos
Los tres tipos de riesgo que existen al invertir en activos digitales y cómo lidiar con ellos

Donde los altos rendimientos están omnipresentes no siempre están claros los riesgos que se asumen

Hasta el inversor más novato sabe que para obtener un rendimiento, hay que asumir riesgos. Toda inversión, principalmente la que “promete” altas ganancias, conlleva altos riesgos. Es así: en los mercados tradicionales, el rendimiento que se puede obtener suele ser proporcional al riesgo asumido: cuanto mayor sea el riesgo, mayor será el rendimiento potencial y las posibles pérdidas. Sin embargo, en el mundo los activos digitales, donde los altos rendimientos están omnipresentes,  no siempre está claro qué riesgos se asumen realmente para lograr esas “ganancias”.

Según Jeff Dorman, Chief Investment Officer en la firma Arca, hoy en día, con la promesa de altos rendimientos en activos digitales, son tres los tipos principales de riesgo que existen en el mercado: 1- riesgo de contraparte; 2- riesgo de duración/inversión; y 3- riesgo direccional.

Riesgo de contraparte es el riesgo de que no se devuelva el capital debido a la salud y la solvencia de la parte que posee los activos. Riesgo de duración/reinversión, es el riesgo de que los rendimientos sean inferiores al vencimiento de la inversión. Y Riesgo direccional es el riesgo de que el precio del activo subyacente disminuya. Veamos cada uno.

 

  • Riesgo de contraparte

Las oportunidades de rendimiento más conocidas y discutidas provienen del comercio de base (“cash and carry”) y del préstamo de stablecoins (por ejemplo, apostar por USDT con una plataforma financiera descentralizada o DeFi). Estos rendimientos, que pueden oscilar entre el 5% y el 40% anual, existen en gran medida debido a una deficiencia de capital circulante en todo el sector. A diferencia de los mercados tradicionales, en los que hay demasiado efectivo en el mercado y un único corredor principal puede ayudar a ejecutar en todos y cada uno de los lugares, en los activos digitales a menudo no hay suficiente efectivo para navegar por un mercado fragmentado y dislocado.

Por ejemplo, para comprar sólo un millón de dólares en activos, se podrían necesitar entre 3 y 5 millones de dólares en efectivo para asegurarse de que hay suficiente poder de compra repartido entre diferentes centros, ya que la mejor oferta podría aparecer sólo en un lugar. Del mismo modo, los creadores de mercado necesitan efectivo para facilitar la negociación en cada uno de estos lugares. Esta escasez de efectivo crea una demanda de dólares, lo que a su vez da lugar a elevados rendimientos de los préstamos y, a menudo, a precios más altos de los derivados que requieren una menor garantía en efectivo. Pero estos rendimientos no están exentos de riesgo. Tanto el préstamo como el arbitraje de contado/futuros introducen un riesgo de contrapartida.

La contraparte puede ser un exchange, un distribuidor extrabursátil (over-the-counter, u OTC), un proveedor de tecnología o un protocolo DeFi, por ejemplo.

Todos los riesgos pueden gestionarse, incluido el riesgo de contraparte, cuando se identifican adecuadamente esos riesgos y se realiza la debida diligencia. Pero no comprender el riesgo asumido puede resultar costoso.

 

  • Riesgo de reinversión

Todo instrumento de rendimiento tiene un vencimiento. Tanto si se compra un bono, se presta un activo, se contrata una hipoteca, se realiza una operación de arbitraje con un bloqueo o se negocia una curva de opciones o de futuros, estas inversiones tienen una vida útil. Por ello, los inversores deben tener una opinión sobre las oportunidades a futuro, independientemente de lo atractivo que sea el entorno actual. En el caso de los activos digitales, los intereses a futuro son muy volátiles y dependen de factores externos como el grado de apalancamiento en el mercado, la entrada de nuevos participantes y la existencia de nuevos tokens con mecanismos de incentivos inflacionistas incorporados como costes de comercialización para atraer a los clientes.

Todos estos factores determinan el entorno a futuro, y la gestión de ese riesgo de duración es imprescindible para generar rendimientos estables.

 

  • Riesgo direccional

Mientras que el préstamo de stablecoins y la negociación de bases conllevan un riesgo de contrapartida y de duración, estas dos estrategias suelen tener poco o ningún riesgo de precio. Se trata de estrategias verdaderamente neutras para el mercado. Pero hay muchas otras formas de obtener rendimiento que sí requieren una visión direccional del mercado. MicroStrategy, la primera empresa que cotiza en bolsa que invierte fuertemente en BTC, ha recaudado recientemente 500 millones de dólares en una operación de bonos garantizados al 6,125%. Aunque ese porcentaje es fijo, el rendimiento que obtiene el inversor es variable porque el precio del bono puede subir o bajar a lo largo de su vida, lo que aumenta o disminuye el rendimiento total de la inversión más allá del 6,125%.

Del mismo modo, el cultivo de rendimientos -yield farming-, la venta de opciones, las apuestas y la actuación como proveedor de liquidez conllevan un cierto grado de riesgo de precio. Dorman afirma que mientras que el rendimiento en sí de estas estrategias puede ser fijo o variable, en última instancia los activos subyacentes que uno debe tener para participar en estas estrategias pueden subir o bajar.

Como todos los riesgos, no hay nada malo en asumir un riesgo direccional, siempre que se entienda el riesgo. Por ejemplo, la agricultura de rendimiento, o yield farming, sigue ofreciendo rendimientos tremendamente altos porque estos protocolos y aplicaciones están dando esencialmente cuasi-capital en forma de recompensas de tokens inflacionarios para ayudar a impulsar el crecimiento de los clientes y la participación en la red. El rendimiento en sí mismo es un buen aliciente, pero en última instancia la decisión de cultivar o no es una apuesta por el crecimiento de la propia plataforma. Si la plataforma tiene éxito, el token nativo con el que se ganan las recompensas tendrá un buen rendimiento.

*

Estos tres tipos de riesgo se pueden mitigar y gestionar si se entienden correctamente. Pero tampoco debería sorprender que los rendimientos disponibles a través de diversas estrategias digitales sean mucho más elevados que los que pueden obtenerse en las finanzas tradicionales.

Las contrapartes son todas nuevas y, por tanto, mucho más arriesgadas.  La volatilidad de los criptoactivos conlleva a que el riesgo de reinversión sea mayor. Y la trayectoria futura de la mayoría de los proyectos de activos digitales es más incierta, por lo que el riesgo direccional también es mayor.

Aunque los rendimientos pueden haberse comprimido a corto plazo, ya que el fervor especulativo se ha detenido temporalmente, hasta que este mercado no madure, las oportunidades de mayor riesgo y recompensa no van a desaparecer. Esto significa que a potenciales rendimientos más altos se corresponden riesgos altos.

 

Seguir leyendo:

► Criptomonedas, una opción cada vez más elegida para protegerse contra la inflación
► Se duplicó el número de usuarios de criptomonedas en el primer semestre de 2021
► Lanzan una herramienta para protegerse de la volatilidad cripto

 

Sumate a la comunidad Cripto247
Seguinos en TwitterInstagramFacebookYouTubeTelegram y enterate de todas las noticias del mundo cripto al instante.

Compartilo en las redesFacebookTwitterWhatsAppMessengerE-mail

Comentarios

Recibí las últimas noticias
del cripto-ecosistema en
tu casilla de E-mail


Su email ha sido ingresado.
Cargando